Falleció un empresario de la noche ligado a varios escándalos

Era unos de los propietarios de las discos concordienses Cruz Diablo y Costa Cruz, donde se accidentó el joven Bruno Escobar. También de Le Barón, donde una menor asegura haber sido violada.


 

Falleció Gabriel Pietrantueno, uno de los propietarios de las disco Cruz Diablo y Costa Cruz de Concordia. El hombre falleció en la tarde del sábado, a causa de una falla cardíaca, según sus allegados.

El deceso se produjo cerca de las 16,30 hs, cuando Gabriel Pietrantrueno se descompensó y fue llevado de urgencia a un centro médico pero nada se pudo hacer para salvarle la vida.

La noticia causó honda conmoción entre sus afectos, que inundaron de mensajes las redes sociales.

Entre esos mensajes uno de los más replicados fue el de su hermano Guillermo, que lo despidió posteando “Arriba, el cielo está de fiesta… llego mi hermano…. siempre te voy a amar….”.

Gabriel, junto a su hermano Guillermo, eran los responsables de varios boliches bailables de la ciudad de Concordia, como el caso de Cruz Diablo y Le Barón en la zona céntrica, como así también Costa Cruz en la zona de la costanera. Además del local gastronómico Guevariano, en la zona del microcentro,

Los hermanos y sus emprendimientos nocturnos habían sido noticia en los últimos meses, tras el accidente del joven Bruno Escobar en el boliche Costra Cruz, hecho por el cual el Fiscal Germán Dri los había imputado en la causa por ser responsables del local bailable. También pesaba una denuncia sobre un abuso sobre una joven ocurrido en Le Barón.

Pietrantueno tenía 44 años. Había aparecido ligado a Gustavo Alfonzo, condenado a 10 años de prisión por trata de personas y explotación sexual.

Alfonzo había implicado a Pietrantueno y pedido a la Justicia que lo citara “para que cuente la verdad” y “obre como un buen ciudadano”.

Tiempo atrás, Pietrantueno también fue noticia porque en uno de sus boliches, Costa Cruz, una chica denunció que fue drogada y tirada a la vereda. La joven se desmayó más de cuatro veces en el boliche y los patovicas la arrojaron afuera sin llamar a una ambulancia, según declararon sus amigas.

“El dueño del boliche, de apellido Pietrantueno, que estaba en el hospital se me acercó y que dijo que me quede tranquila que está ‘borrachita nada más, porque en el boliche se toma mucho alcohol'”, dijo la madre de la víctima.

Antes, en septiembre de 2016, también en Costa Cruz, el joven Bruno Escobar, sufrió graves lesiones al caer de una escalera que comunica el primer piso con la planta baja del local. Por el caso fueron removidos dos funcionarios municipales ligados a las habilitaciones de boliches y los hermanos Pietrantueno, propietarios del local, fueron imputados por lesiones gravísimas y próximamente debían prestar declaración indagatoria.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *